Este 25 de septiembre se cumple un nuevo aniversario de la sanción en 1997 de la Ley provincial Nº 9.092 «Antirepresas» o «Libertad de los ríos». La normativa entrerriana declara la libertad de los ríos Paraná, Uruguay y Gualeguay, prohibiendo la construcción de represamientos en la jurisdicción provincial. Se trata de un cuerpo normativo que logró sintetizar uno de los puntos más altos de las conquistas de la lucha socio ambiental argentina. Representa el estado de movilización ciudadana que “supo ver y entender” la necesidad de impulsar una protección de este tipo, señala a ERA Verde el histórico activista Horacio “Indio” Enriquez, quien en perspectiva señala a la Ley de Humedales como el reclamo urgente hoy.

 

Este domingo se cumple el 25 aniversario de la Ley Antirrepresas “un hito central de las luchas socioambientales de nuestra región, de Latinoamérica y del mundo”, expresa el director Ejecutivo de la Fundación Eco Urbano, Horacio “Indio” Enriquez, quien integró el colectivo de organizaciones que alentó las manifestaciones contra las represas en el tramo medio del río Paraná y derivaron la sanción de esta ley. “Es un hito histórico de las luchas sociales de una comunidad crítica que supo entender los impactos sociales y ambientales que iba a generar  esta obra faraónica en uno de los ríos más importantes del planeta. Enfermedades como esquistosomiasis; la pérdida de la biodiversidad, ahogando más de 800 mil hectáreas de islas y humedales; la pérdida de fuentes de trabajo de miles de pescadores artesanales, de hombres y mujeres del río, y con ello la pérdida de una cultura y de los saberes ancestrales, la pérdida de identidad”, enumera el ecologista que participó de las distintas expresiones que manifestaron en contra de los proyectos de represas anunciados hace más de 25 años.

“Fue un logro de toda la ciudadanía entrerriana, de las organizaciones ambientalistas y ecologistas que lideraron el proceso en la cuenca del Plata, de los docentes, periodistas, de los hombres y mujeres de esta tierra que nos nombra, que supieron decir ‘Entre Ríos sí, entre represas, no’”, reconoce Enriquez que también plantea la gran generosidad y amplitud de mirada que tuvieron los distintos liderazgos sociales y ambientales que en ese momento dejaron de lado discrepancias para conformar un frente común de lucha.

 

“Hoy este nuevo aniversario, a 25 años de una ley entrerriana que nos defiende, nos permite reflexionar acerca de estos modelos de producción que en nombre de progreso nos iba a cambiar nuestras formas y nuestra calidad de vida. Hoy a 25 años se vuelve fundamental reflexionar sobre la importancia de defender nuestro ambiente, nuestros territorios, nuestra cultura, nuestra identidad, frente a una presión y a los impactos que genera un modelo productivo que tiene al fuego como instrumento de la pampeanización de los humedales. Por eso más que nunca decimos ‘río libres y sanos, para pueblos libres y sanos’. Por eso decimos necesitamos una Ley de Humedales ya!”, finaliza Enriquez.

 

Muestra, charlas y talleres en la gran jornada «Por la libertad de los ríos»

De la Redacción de ERA Verde