Este 16 de junio se llevó adelante la audiencia pública dispuesta en abril pasado por el juez Federal de Gualeguaychú, Hernán Viri, en el marco de una denuncia presentada en 2006 por tentativa de contaminación por la pastera ex Botnia. En aquel entonces la fábrica comenzaba a construirse en la localidad de Fray Bentos, en la República Oriental del Uruguay, y el ex gobernador de Entre Ríos Jorge Pedro Busti, efectuó la denuncia. Sin la presencia de las autoridades del Uruguay, se brindaron informes sobre la actual falta de controles, los volcados al río y se brindaron pruebas de la violación al Digesto del Río Uruguay.

 

En el Centro de Convenciones de la ciudad de Gualeguaychú, en un lapso de tres horas, se llevó adelante la primer audiencia pública informativa en la causa federal que en la Argentina investiga la posible afectación al medio ambiente por la empresa UPM ex Botnia. El encuentro fue convocada por el juez Federal Hernán Viri, con la participación de la Provincia, la Delegación Argentina de la Comisión Administrativa del Río Uruguay (CARU)a través de Hernán Orduna, la Intendencia con Martín Piaggio y dos abogados, peritos de la Policía Federal e integrantes de la Asamblea Ciudadana Ambiental de Gualeguaychú.

 

La provincia estuvo representada por la secretaria de Ambiente, Daniela García, y participó el fiscal de Estado, Julio Rodríguez Signes y un funcionario del Ministerio de Ambiente de la Nación, consignó el portal R2820. Participaron concejales del oficialismo y la oposición, ex intendentes, abogados especialistas en ambiente conformando un panel de 50 personas, aproximadamente.

 

EXPEDIENTE

 

Tanto los funcionarios como dirigentes políticos enfatizaron que la República Oriental del Uruguay violó en forma reiterada el Digesto del Río Uruguay, también las negativas a publicar datos sobre las auditorias y monitoreos a la planta de celulosa por parte de la delegación del vecino país ante la CARU.

 

Hernán Viri dijo al sitio de noticias local que “los ocho expositores pudieron en sus 15 minutos explayarse sobre las consideraciones jurídicas, técnicas y sociales del funcionamiento de la empresa y de la problemática ambiental”.

 

El juez Federal en varias ocasiones repreguntó a los expositores. “Esta audiencia fue grabada y será incorporada al expediente como la documentación que presentaron algunas partes”, en referencia a estudios de CARU. Agregó a su vez que “será tenido en cuenta y, eventualmente, evaluada para cualquier consideración tenga que disponer”.

 

Viri anticipó que “si bien no hay plazos para una resolución, esta es una medida de prueba más muy importante. Espero el resultado de otras medidas y en las próximas semana dispondré de una gran cantidad de actuaciones probatorios, para luego sí analizar en conjunto la prueba y arribar a una decisión”.

 

AUSENCIAS

 

Martín Alazard, integrante de la Asamblea, expresó: “es importante esta audiencia porque es la primera vez que ocurre en Entre Ríos y reaviva una causa que estaba dormida desde 2006 en la Justicia Federal”. Sin embargo, cuestionó “la ausencia de una de las partes que son los representantes de Botnia y de la Delegación Uruguaya ante CARU. La evidencia científica y las publicaciones existentes son pruebas que el río Uruguay padece la contaminación provocada por Botnia al usar tantas toneladas diarias de químicos. Estos datos están documentados y presentados ante la Corte Internacional de La Haya por la Secretaria de Ambiente de la Nación”, explicó Alazard.

 

“Uruguay no reconoce la contaminación y esto también está claro” desde el principio. “Esperamos que la causa se reavive y podamos terminar con esta causa porque la lucha ha sido muy larga. La justicia tiene que llegar”, cerró el asambleista.

 

El caso de CARU fue especial. No participó como ente binacional, sino que solo lo hizo la representación Argentina ante el organismo. El delegado nacional, Hernán Orduna explicó que “si no hay un acuerdo conjunto de ambas delegaciones, no se puede concurrir como entidad”. El funcionario apuntó que “se violó el Digesto del Río Uruguay por el vecino país. Las eventuales modificaciones que se hicieron fueron disminuyendo las exigencias técnicas fijadas en 1990 y eso no se podía hacer, pero Uruguay por decreto lo hizo”.

 

Pero el punto central fue el planteo que durante este año no hubo controles ambientales a Botnia. Orduna ejemplificó que “la planta UPM vuelca al Río Uruguay como efluentes cinco veces más que toda la ciudad de Fray Bentos, es decir, UPM tira al río lo mismo que demandarían cinco ciudades juntas”.

 

SIN MONITOREO

 

A su turno, el fiscal de Estado entrerriano, Julio Rodríguez Signes destacó que “la provincia mantiene un interés enorme sobre esta cuestión y el cumplimiento de las resoluciones que en su momento dio la Corte de La Haya”.

 

Signes dijo que “Entre Ríos monitorea el control de las emisiones por parte de la empresa UPM. La secretaria de Ambiente dio detalles de esos controles que realiza Nación sobre el agua, el aire y la tierra”.

 

El perito de la Policía Federal Argentina, en tanto, detalló los controles y estudios realizados en el lado argentino del río Uruguay y explicó que los resultados obtenidos “no superan los límites establecidos en la normativa”. Sin embargo, advirtió que ese departamento no tiene capacidad técnica ni material para llevar adelante otros estudios más específicos sobre el agua, la tierra o el aire que “serían necesarios”.

 

Finalmente, en el cierre de la audiencia, el intendente de Gualeguyachú, Martín Piaggio, quien valoró “la lucha ambiental y el hito que significó Gualeguaychú”.

 

Fuente y fotos: Ana Duarte / R2820

De la Redacción de ERA Verde