En la zona rural de Perdices, departamento Gualeguyachú, se concretó el secuestro de escopetas y cartuchería sin documentación a un grupo de cazadores furtivos, quienes quedaron implicados en la comisión del delito de tenencia ilegal de armas de fuego. En tanto personal de Abigeato Victoria, dio un con campamento ilegal en un sector del área protegida de islas del Delta, donde desbarató un campamento en donde también se corroboró la tenencia de armamento sin registro y se secuestró un carpincho eviscerado.

En la tarde del martes, personal de la Brigada de Prevención Delitos Rurales de Gualeguaychú fue alertado por el llamado de un productor de la zona rural de Perdices, quien dio cuenta sobre la presencia de una camioneta marca Toyota Hilux con ocupantes que en la noche anterior habían realizado detonaciones de armas de fuego en un campo cercano. Por tal motivo se montó un operativo en el ingreso a un camino rural y la Ruta Nacional 14, donde los uniformados lograron interceptar el el vehículo. Es así que se llevó adelante un control de rutina donde se constató que se transportaba una escopeta calibre 12 –junto a 5 cartuchos del mismo calibre–, carente de documentación legal exigida por Ley, así como también rifle de gas comprimido. También se llevaba un ejemplar de chajá muerto, ave autóctona de la fauna silvestre.

La camioneta era conducía por un ciudadano con domicilio en Buenos Aires, junto a otro de Isla del Ibicui y tres de Gualeguaychú, quienes quedaron supeditados a la causa ante la posible comisión del delito de tenencia ilegal de arma de fuego, en su artículo 189º bis del Código Penal, dándose intervención a la fiscalía local.

 

Por otra parte, desde la delegación de Abigeato Victoria, se dio a conocer que personal de esta brigada, el lunes pasado, a la altura del kilómetro 19 sobre la Ruta Nacional 174, en zona llamada Zanjón Ancho, percató la detonación de armas de fuego. Ante el alerta, se ingresó a campo a dentro de la zona inscripta como reserva natural de las islas del Delta y se encontró con un campamento improvisado.

 

Los uniformados montaron guardia hasta que se hicieron presentes dos sujetos con un ejemplar de carpincho eviscerado y portando un arma de fuego, una escopeta calibre 16 sin documentación. Ante la requisa se constató que en una de las conservadoras que se encontraban en el lugar había otro capibara en iguales condiciones.

 

Se labró el acta correspondiente por infracción a la Ley de Caza, sin decomiso de la especies muertas e informándose al discal de turno de lo acontecido, secuestrándose sí el arma de fuego para su correcta identificación.

 

 

Foto: PER.

De la Redacción de ERA Verde