En el marco de la promoción del turismo gastronómico, desde la ciudad de Colón se dio a conocer la introducción de la producción de la miel dentro de las propuestas saludables. La elaboración artesanal de este producto que se ha visto favorecido “por el contexto de montes y eucaliptales, y la diversa flora autóctona que puebla las márgenes del río, propiciando una rica variedad de mieles multiflorales”, se describió.

A orillas del río Uruguay, la producción artesanal de miel en la ciudad de Colón ha comenzado a instalarse como parte de los sabores únicos que visitantes incorporan al circuito de descanso y bienestar que eligen en ese destino a la hora salir de la rutina. La producción de miel es cíclica en Colón, y en agosto arrancan los primeros trabajos de alimentación de las colmenas para esperar una buena floración de septiembre en adelante. Algunos apicultores hacen una primera cosecha “flaca” a mediados o fines de diciembre. El resto se concentra en las dos siguientes, a mediados de febrero y entre marzo y abril. Sin conservantes, aditivos ni agroquímicos, la miel artesanal local tiene un polen muy completo en proteínas; predominando un color oscuro e intenso, por la fuerte presencia de minerales. Estos emprendimientos apícolas se han visto favorecidos “por un entorno natural de montes y eucaliptales, y la diversa flora autóctona que puebla las márgenes del río, propiciando una rica variedad de mieles multiflorales de eucaliptus, chilca y yatay”, se explicó desde la Secretaría de Turismo y Cultura de Colón.

 

A la vista

Los visitantes pueden conocer de cerca cómo se elaboran estos productos en las apícolas colonenses, al tomar contacto con recorridos en donde se puede observar la tarea de las abejas y el proceso de extracción de su producto. También conocer cómo utilizar la miel en reemplazo del al azúcar prácticamente en todas sus variantes, “favoreciendo al organismo por sus propiedades saludables”, se indicó.

 

“En charlas con los mismos productores se toma conciencia de los usos habituales de este noble alimento en panificación, tanto en las galletitas de miel propiamente dichas como en otras variedades dulces. Además, se destaca que la creciente industria cervecera artesanal la tiene como protagonista en su variedad ‘honey’. Nunca está de más, por supuesto, subrayar que la miel acompaña históricamente los desayunos y las meriendas cuando se la incorpora en infusiones y se la unta en tostadas de pan, galletas y galletitas de agua varias, según las tradiciones de cada región del país”, se detalló sobre las variantes de utilización.

 

Y como subproductos de la miel, también se destacó la creciente demanda de la cera, el polen, el propóleo e incluso los caramelos. “Se trata de un producto de alta nobleza, versátil y de fácil conservación; capaz de acompañar procesos terapéuticos al ayudar a regular el azúcar en sangre, mejorar funciones cerebrales, minimizar alergias, promover la recuperación del sueño, reparar heridas, quemaduras y úlceras, hidratar la piel, estimular el sistema inmunológico y por supuesto mejorar la congestión nasal y aliviar los dolores de garganta”, se enumeró sobre sus beneficios.

 

Hasta en la pizza

 

En la producción argentina, la miel de la región de la costa del Uruguay es reconocida nacionalmente, exportándose diferentes países por su excelente calidad y pureza. En Colón, cada emprendimiento que vende sus productos e invita a visitar sus establecimientos, también cuenta con exhibición y distribución en tiendas de regionales. También se promociona su incorporación a la gastronomía elaborada en recetas tan variadas como cerdo a la miel y usada para saltear cebollas en variedades de pizzas.

 

“En cualquier caso, la miel es un componente esencial de la oferta de turismo saludable de bienestar en Colón, que se complementa con la naturaleza exultante del Parque Nacional El Palmar, la experiencia única de las termas, el río Uruguay con su costa de arenas y vegetación nativa y sus islas, y diversas propuestas de actividad recreativa al aire libre, que cada año suscita mayor atención para recargar energías y pasarla de maravilla”, se valoró.

 

 

Fuente: Turismo & Gestión – Municipalidad de Colón.

Foto de portada: Mariana Zapata

De la Redacción de ERA Verde