La organización ambiental El Paraná No Se Toca publicó en sus redes sociales un impactante video que muestra el estado de uno de los endicamientos más largos construidos en el Delta del Paraná. La obra realizada en campo a nombre del ganadero Martín Esteban Sterner fue denunciado repetidas oportunidades, pero no se ha logrado desmontar. La entidad señaló que en el material audiovisual registrado desde el aire se puede ver cómo la  gran muralla ha “cortando lagunas y arroyos del humedal”.

“Mientras tienen bien cajoneada la Ley de Humedales, ¿qué está sucediendo en el interior del humedal?”, se pregunta la ONG El Paraná No Se Toca en la publicación de un video tomado el 15 de junio en donde con una toma aérea se recorre todo el largo de uno de los terraplenes más extensos construidos en la zona de islas de Victoria. Se trata de un enorme dique elevado casi en paralelo a la traza vial que une con la ciudad de Rosario, y está ubicado a la altura del km 42/44 de la Ruta 174 del lado norte. La gran muralla está emplazada en un inmueble registrado a nombre de Martín Esteban Sterner, donde tiene instalado un sistema de feet loot para el engorde de ganado. El muro se prolonga unos 7 kilómetros de largo y es parte de otros 4 menores, cuya suma supera los 14 kilómetros de extensión.

 

Según se indicó desde El Paraná No Se Toca, la “obra se comenzó a realizar aproximadamente en el año 2013 y se fue ampliando año tras año hasta el 2020,  en medio las islas del departamento Victoria (Entre Ríos). Varias organizaciones ecologistas lo denunciaron desde un comienzo, la primera respuesta del municipio fue que no estaban informados, luego solo respondieron que tenían permisos de provincia y nación,  permisos a los que nunca pudimos acceder. De existir van contra toda la legislación provincial y ordenanzas municipales sobre la modificación de suelos en humedales”, se apuntó. “Los contactos con el poder político provincial le dieron protección y vía libre para que nadie pueda tocarlos” se denunció.

 

Antecedentes

 

Luego de una de las primeras denuncias por parte de El Paraná No se Toca y Los Guardianes de Victoria, en mayo de 2019 la Municipalidad de Victoria ordenó mediante el decreto Nº 731/19 suspender la construcción y recomponer el lugar el. Pero en noviembre de ese mismo año el terraplén de Sterner seguía en pie, ya que en septiembre de ese mismo año, el  decreto municipal N° 1.218 dejó sin efecto la prohibición. “Apareció una autorización como por arte de magia”, contó entonces a ERA Verde un integrante de Los Guardianes.

 

El 2 de febrero de 2020, integrantes de las entidades Mundo Aparte, Guardianes de Victoria, Paraná No Se Toca y Amigos de las Islas volvieron a alertar que el problema del terraplén del kilómetro 43 persistía sin intervención oficial. Es así que intervino la Secretaría de Ambiente provincial y el 29 de abril la subsecretaria de esta dependencia, Valeria González Wetzel, suscribió actuaciones del caso donde se constató la “alternación hídrica” del dique en cuestión detectando un “corte de cuases naturales de agua”, según se indicó en la documentación oficial. En el expediente abierto, se dictó asimismo la “suspensión de toda obra y/o construcción y/o actividad que se estuviera llevando a cabo hasta tanto se dé cabal cumplimiento a la legislación ambiental vigente” del Sistema de Áreas Naturales Protegidas Nº 10.479 y de impacto ambiental decreto Nº 4.977/09. Pero notificado Sterner las cosas aparentemente habrían continuado como si nada, ya que el  2 de mayo, los ambientalista reiteraron la denuncia sobre el movimiento irregular de tierra en el mismo lugar, luego que pasaran apenas días de la suspensión por par de la Provincia.

Una nueva constatación de que los terraplenes de Sterner seguían activos en las islas de Victoria se efectuó el viernes 21 de agosto de 2020, cuando se dio a conocer una nueva filmación de una topadora levantando tierra y depositándola en el inmenso paredón. La grabación se realizó desde la ruta donde se veía también a vacas pastando en el lugar.

 

Esta última denuncia se realizó con el aditamento particular que ya entonces regía la resolución del juez Federal 2 de Paraná, Daniel Alonso, que por la crisis ambiental desatada por los incendios en el Delta dispuso 1 de julio del año pasado “la prohibición absoluta de acciones humanas con capacidad para alterar el medio ambiente, especialmente la quema de recursos naturales, actividades que impliquen riesgo de incendio aún de carácter accidental; construcción de diques y terraplenes de cualquier naturaleza o realización de actividades que pongan en riesgo el ecosistema identificado en la demanda”, se precisó en el amparo de los humedales.

Por esta violación de la medida federal el 25 de agosto de 2020 hubo una presentación donde se solicitó “se investigue la probable comisión de los delitos de desobediencia judicial y/o incumplimiento de los deberes de funcionarios público”.

Agosto de 2020

Noviembre de 2019

Casi un año después, este 15 de junio de 2021, nuevamente el terraplén del kilometro 43 fue noticia, al evidenciarse en imágenes aéreas donde “a simple vista se aprecia cómo impacta en el escurrimiento del agua  cortando lagunas y arroyos del humedal”.

 

 

De la Redacción de ERA Verde