La Federación Entrerriana de Clubes de Pesca y Lanzamiento solicitó un amparo ambiental para que el Gobierno de Entre Ríos decrete la veda pesquera frente a la crisis hídrica en el río Paraná. La jueza del caso, Fabiola Bogado Ibarra, abrió una instancia de diálogo entre las partes antes de decidir, pero tras dos reuniones no se pusieron de acuerdo. En diálogo con ERA Verde, desde la peñas deportivas dijeron que de su parte hubo propuestas en las que bajaron sus pretensiones iniciales, pero lamentaron el Ejecutivo provincial no accediera a los pedidos urgentes para la protección del recurso.

 

“Nosotros cedimos muchísmo y ello prácticamente nada. Lo que cedió el Gobierno es abstracto, porque es sobre la base que los días sábado y domingo no se pueda pescar, y ellos a eso no lo pueden controlar; se sigue pescando normalmente estos días; nunca se dejó de pescar. Esto sólo figura en los papeles, no es efectivo. Si bien tuvieron buena voluntad respecto a cómo abordar la problemática a futuro, no hicieron nada por salvar el recurso hoy, sobre todo el sábalo que está muy comprometido”, contó Gabriel Ducasse, de la Peña El Cañazo, una de las demandantes que solicitó ante la Justicia medidas para restringir la captura de peces en una situación de bajante pronunciada y extraordinaria de la aguas.

 

A través de la Federación Entrerriana de Clubes de Pesca y Lanzamiento, el 26 de mayo pasado se presentó un pedido para prohibir de forma preventiva y provisoria la extracción ictícola en la jurisdicción provincial de río. También se solicitaron otras medidas como mayor control y un plan de manejo. Ante esta instancia, la titular de la Cámara III de Apelaciones del Trabajo Sala I, Fabiola Bogado Ibarra, llamó a una conciliación de las partes, a partir de las cuales se sucedieron dos reuniones entre los pescadores deportivos y representantes del Ministerio de Producción de Entre Ríos, pero no se arribó a un acuerdo de fondo.

 

Según explicó el representante de las peñas pesqueras, entre las propuestas barajadas en estos encuentros se bajó de 180 días el período de veda a 90 días, y de abarcar tanto la pesca deportiva y comercial a que sólo sea impedida la pesca con malla. Este esquema habría permitido el trabajo de unos 3.000 pescadores de subsistencia, dejando por un período de tres meses que no lo hagan otros 1.000 relacionados directamente con la industria frigorífica. Pero en este punto se empantanó todo, porque la Provincia no cedió a esta propuesta. Como contraparte, planteó extender la prohibición de fines de semana a los feriados.

 

A Tribunales

 

La reuniones entre partes, contó Ducasse a ERA Verde se sucedieron el 12 y 17 de junio. El viernes pasado se fueron acercando ideas en lo que había cierto acuerdo, “sobre todo para la solución de la problemática a futura. Esto es generar una mesa de trabajo como en otras provincias, con un Consejo Pesquero, para dictaminar cómo está el recurso. Una mesa compuesta por todos los actores, con biólogos, Prefectura, los pescadores. También el fortalecer la oficina de fiscalización, pero no llegamos al acuerdo por la veda”, describió.

 

Luego, este miércoles, se sucedió otro acercamiento, con “otra propuesta más acotada, con menos días de veda que los pedidos en el amparo y que solamente sea vedada la pesca con malla. Pero ellos solo ofrecieron agregar un día más de veda, los días feriados. Pero esto no es una propuesta centrada que tome en cuenta en la realidad, es decir, que no hay controles. No es una propuesta acorde hasta que la oficina de fiscalización no esté en mejore condiciones. Lamentablemente no nos pusimos de acuerdo así que está en manos de la Justicia”, lamentó finalmente el peñista. “La emergencia es ya”, cerró.

 

De la Redacción de ERA Verde