Desde el Laboratorio de Hidroecología del Inali – Conicet – UNL, convocan a sumarse a un proyecto de construcción de “ciencia ciudadana”. La invitación es para que pescadores deportivos y navegantes frecuentes del río puedan ayudar con un relevamiento de juveniles de especies ícticas comerciales. Se pide un registro fotográfico con la medida de los ejemplares y lugar de ubicación. La idea es poder contar con la mayor cantidad de datos que permitan construir un mapa del estado de la fauna que en el último tiempo se ha visto severamente castigada por la bajante extraordinaria y prolongada de las aguas, así como una presión de extracción que no ha cesado. En diálogo con ERA Verde la investigadora Ana Pia Rabuffetti se mostró entusiasmada por la respuesta a la campaña a menos de un mes de ser lanzada.  “Esto es lo rico: que la gente se involucre, que sepa que su dato aporta después de un proceso a la construcción de información científica».

 

Investigadores del Instituto Nacional de Limnología (Inali) del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet) y la Universidad Nacional del Litoral (UNL) invitan a la ciudadanía a sumar registros de especies juveniles del río Paraná. La propuesta es para que envíen datos y fotos de ejemplares arrobando al perfil @map.peces.parana en la red social Instagram. ¿Qué necesitan los científicos? Precisan que los colaboradores se tomen unos minutos y le tomen una fotografía a los ejemplares sobre una regla o metro, datando la fecha, hora, localidad o coordinadas con GPS. Se puede incorporar el nombre común o científico del espécimen, con la longitud total en centímetros. Se aconseja tomar la imagen sin sombra sobre una referencia métrica de tamaño. Además, se pido el nombre de quién realizó el registro y su nombre de perfil “solo si lo desea”. También “se pueden subir datos en zonas urbanas, rurales o naturales”.

 

La información también se puede enviar a la dirección de pia.rabuffetti@conicet.gov.ar de Ana Pía Rabuffetti, quien con Luis A. Espínola son los investigadores de Conicet dedicados a este tipo de estudios. También a gabifishing16@gmail.com, del referente de la Asociación de Pescadores Deportivos del Litoral (APDL) Garbiel Duccase, quien se ha sumado por las entidades vinculadas al deporte y cuidado del río.

 

–¿Cómo nació la propuesta? –preguntó ERA Verde a Rabuffetti–

–A mitad de año se aprobó un proyecto de investigación la UNL que busca analizar patrones de uso de diferentes aspectos de la planicie de inundación del Paraná. Buscamos ver cómo las diferentes especies de peces utilizan los ambientes lóticos y lénticos, es decir desde arroyos hasta el curso principal del río, lagunas y planicies, según los diferentes momentos del año, por estacionalidad. Esto en función del nivel hidrométrico y por unidades geomorfológica, osea por diferentes formas que tienen estos ambientes en el territorio, los hábitats. Entonces en este sentido, como venimos de una bajante extraordinaria, histórica, sumamente extendida en el tiempo, de 3 años aproximadamente de aguas bajas, se nos ocurrió sumar a este proyecto que busca muestrear dónde se encuentran, en qué cantidad, qué distribución tienen, quiénes son y en dónde , en qué momento, a levines, juveniles, pre adultos y adultos de peces, lo que quisimos aprovechar este pequeño repunte del río, que ni siquiera ha sido una creciente, es un pulso de flujo, en este contexto post bajante ver qué estaba pasando.

 

–¿Cómo surge la idea de la participación ciudadana?

–Vimos en las redes sociales que mucha gente, pescadores deportivos, estaban subiendo fotos de juveniles. Gente que se encontraba con doradillos, con especies que claramente no venían saliendo por la bajante pero que tampoco eran especies muy típicas en estos niveles del agua. Estamos hablando de 2,5 a 3 metros. Entonces nos apuramos a salir a muestrear, salimos por Ubajay y arroyo Leyes. Comenzamos a hacer nuestros propios datos de campos. Siempre focalizando en las especies comerciales, qué juveniles de peces aparecían. Entonces nos pareció interesante ya que la gente estaba yendo al río y sube su dato, por qué no pensar en un proyecto de ciencia ciudadana. Hemos trabajado este tipo de proyectos pero en relación con lo que tiene que ver los pescadores artesanales y comerciales, y ahora planteamos trasladarlos a los pescadores deportivos, que son de bastante de utilizar las redes sociales, WhatsApp y estos medios de comunicación, con la idea que la gente cuando va al río, cuando va a pescar, cuando está haciendo un paseo e identifica estos juveniles de las diferentes especies, nos puedan mandar su registro. Tenemos un pequeño instructivo de cómo se tienen que enviar el dato, pero decimos que si no tienen una regla, una cinta o un metro, que pasen el dato igual que nos digan de dónde es con alguna medida de referencia. La idea es hacer un mapeo del río Paraná y de La Plata, en territorio argentino. Entonces post bajante histórica ver qué registro de juveniles encontramos en el río Paraná en este contexto de pequeño impulso de flujo que es un indicio que los bichos estaban necesitando para poder reproducirse. La etapa siguiente será ver qué índice de sobrevida hay, porque claramente el río sigue bajando, con una proyección a largo plazo, que la gente nos siga enviando los datos, los vamos a seguir con este proyecto de ciencia ciudadana colectando hasta marzo seguro y yendo a campo para relevar e ir contrastando con datos empíricos duros con los ambientes alrededor de Santa Fe.

 

–¿Qué respuesta han tenido a la convocatoria?

–El proyecto hace unas tres semanas que está en funcionamiento, y la recepción de la gente ha sido muy buena en general. Por WhatsApp o su Instagram nos dicen de dónde es, qué encontraron y nos caracterizan el ambiente, y eso está buenísimo, porque podemos tener una cobertura espacial y territorial mucho más amplia de la que nosotros solo podríamos tener en el sector de Santa Fe. Esto es lo rico: que la gente se involucre, que sepa que su dato aporta después de un proceso a la construcción de información científica y que en conjunto vamos a tratar de hacer un mapeo de juveniles del río Paraná.

 

TRABAJO COLABORATIVO

 

Según se explicó, esta campaña se enmarca en una propuesta de “ciencia ciudadana” a partir de entender el aporte que se puede realizar a la investigación particulares con interés en saber el estado de las especies ícticas comerciales “tras una bajante histórica del río Paraná”.

 

¿En qué consiste la participación ciudadana? Se trata de recolectar que la ciudadanía levante datos de campo, encargándose de “relevar en terreno los diferentes ambientes acuáticos –arroyos, lagunas, bañados, ríos– y reconocer en ellos presencia/ausencia de juveniles, cargando la información en una base de datos con diferentes campos: foto, especie –nombre vulgar–, hora, día, lugar, tamaño de referencia”.

 

Entre los objetivos se precisó que se apunta a “mapear la presencia de juveniles de peces comerciales, su abundancia, y distribución en ambientes lótico y lénticos del Paraná en territorio argentino; conocer más sobre los patrones de usos de los peces en la gran heterogeneidad espacial del Paraná; y monitorear el éxito reproductivo de las especies ícticas comerciales en función del registro de alevines/juveniles en el Paraná”.

 

“Estamos sumamente agradecidos por tu aporte y colaboración. ¡Gracias al trabajo en equipo!”,  se expresó ante los primeros envíos recibidos. “De esta forma la población local ayudará a conocer la distribución actualizada de los juveniles de los peces del Paraná. Este conocimiento no solo será un aporte científico valioso, sino que se espera ser de utilidad para tomadores de decisión”, se apuntó sobre otras de las metas planteadas con la iniciativa.

 

 

De la Redacción de ERA Verde