La Secretaría de Ambiente de Entre Ríos ordenó la apertura de 24 terraplenes que realizó un privado en un predio ubicado en zona de islas del ejido Municipal de Victoria, distrito isla del Pillo. Se trata del fin de un proceso que comenzó en 2013 cuando el organismo inició una investigación sobre la actuación en el lugar de Martín Esteban Stenner, de la firma Ganados Naturales SA.

Nueve años después, a través de la resolución N° 3067, fechada el 6 de noviembre, Ambiente ordenó a Stenner destruir los terraplenes y reconstruir el lugar previa aprobación de un plan ecológico integral del humedal afectado.

En el proceso administrativo se constató que las obras que realizó no contaban con ningún permiso. Además, el organismo rechazó una Declaración de Impacto Ambiental que presentó por medio de su abogado.

De acuerdo al documento de 20 páginas al que accedió Era Verde, el organismo provincial también exigió a Stenner un «plan de restauración ecológico integral del humedal afectado por las obras de terraplenamiento, en un plazo de 60 días hábiles». Stenner también fue noticia en 2020 cuando la Justicia Federal halló máquinas para construir terraplenes en la zona de islas de Victoria.

 

Hallaron máquinas para terraplenes escondidas en el Delta

Ambiente también dejó constancia que en caso de constatarse el incumplimiento de las medidas dispuestas «se procederá a realizar la remisión de las actuaciones a la Fiscalía de Estado de la Provincia a los efectos de requerir la ejecución judicial del presente acto administrativo». En una documento anexo se señalaron los 24 terraplenes, con sus coordenadas, que deben ser eliminados.

En la resolución se menciona a todos los organismos que actuaron y el largo peregrinar el proceso. En un párrafo, se menciona un informe de 2020 realizado por el Consejo Regulador del Uso de Fuentes de Agua (CORUFA) que señaló que en la zona se registraron terraplenes de más de seis metros de altura que involucraban una superficie de 70 hectáreas y obras de captación de agua del arroyo Paranacito con nueve terraplenes en ejecución.

Más adelante, se refirió que «las obras de terraplenamiento y obras de infraestructura en estudio, además de haberse realizado sin la certificación ambiental normativamente exigida, representan un riesgo no sólo para la estabilidad de las obras de arte (puente) asociadas al enlace vial Victoria-Rosario, sino también que afectan la dinámica del humedal. En este entendimiento, las obras realizadas dentro del predio constituyen un daño ambiental en sí mismos y genera un riesgo intolerable al afectar el sistema ecológico y social circundante».

Así las cosas, se consideró que corresponde «la inmediata ejecución de las medidas (de apertura) tendientes a recomponer la situación afectada y requerir un Plan de Recomposición Ambiental».

La decisión fue comunicada al particular, a la Municipalidad de Victoria, a la Dirección Nacional de Vialidad y a la Dirección de Hidráulica de la Provincia.

 

 

 

De la Redacción de ERA Verde.